¿Qué tiene un buen post?

Qué tiene un buen post

¿Qué tiene un buen post?

Antes de empezar a escribir tu post tómate un tiempo para pensar de que quieres hablar y el hilo argumental. Es recomendable hacer una lluvia de ideas y dibujar sobre ellas el orden con que irás desvelándolas. Solo si tienes clara la estructura, serás capaz de escribir un texto relevante y coherente sin  irte por las ramas. Demuestra que tienes las ideas claras y evita tratar demasiados aspectos. Ya sabes… Quien mucho abarca poco aprieta.

Adopta un tono comunicativo que caracterice tu marca y mantenlo a lo largo de todo el blog. Esto otorgará personalidad y consistencia a tu marca. Deberás elegir el tono de tus comunicaciones sobre la base de tu público objetivo. Entra dentro de esta categoría el hecho de hablar de tu, de usted (persona gramatical que ya no se lleva tanto, pues requiere cierta habilidad para que al mismo tiempo sea un tono cercano). Sea cual sea el elegido, lo que sí es imprescindible es mantenerlo no solo en el post en cuestión, sino en toda la web.

Título e introducción irresistibles

No escribas un título obvio ni lo primero que te venga a la cabeza. En el título te lo juegas todo. Depende de este, que el lector quiera seguir leyendo, así que rómpete los cuernos para encontrar una frase que explique de que va el artículo y a la vez que sea tan atractivo que cueste resistirse a hacer clic para ver leer la entrada entera.

Una vez dentro, esta responsabilidad recae en la introducción.  Explica en 4 o 5 líneas como desarrollarás el tema, las ideas principales y anuncia algún dato revelador (si es el caso) que irá descubriendo a lo largo del texto.

Presenta el contenido para una lectura ágil

Facilita la lectura con una estructura clara del contenido y ordena los datos con formatos que agilicen la lectura también a nivel visual:

  • Subtítulos
  • Parágrafos no muy largos (de 4 o 5 líneas)
  • Uso de la negrita para palabras e ideas clave
  • Listas con bullets
  • Imágenes y citas que ayuden a la comprensión.
  • El uso de exclamaciones y preguntas también te puede ayudar a romper el texto lineal y a captar la atención dl lector.

Utiliza ejemplos, estadísticas y datos objetivos que ilustren lo que estás contando y de soporte a tu explicación. Esto contribuirá a clarificar conceptos y a ganar autoridad ante el lector.

Busca un buen final

Termina el artículo con una conclusión que resalte la idea principal. Recuerda a tu lector porqué empezó a leer el post y repite de forma escueta y clara la solución a su inquietud. Es importante que termine de leer y se sienta satisfecho del tiempo empleado en tu texto. Asegúrate que se lleva el argumento principal. Es una buena idea hacer una lectura rápida del artículo antes de escribir esta última parte.

En este momento tendrá el cerebro en plena efervescencia, con múltiples pensamientos y reflexiones entorno la temática tratada. Aprovéchalo para incitarle a comentar. Seguramente contribuirá a enriquecer el debate e incluso puede aportar información adicional. ¿Porqué no proponerle que exponga una experiencia personal o simplemente que comparta sus reflexiones? Esto también te puede dar ideas para futuros artículos.

Si te preocupan las opiniones negativas, siempre lo puedes configurar de manera que no se publique automáticamente, que antes pase por tu filtro decidiendo si lo publicas de forma definitiva.  

Aspectos a tener en cuenta a lo largo del texto

Por lo que respecta a la extensión del post, parecerá una obviedad pero debe ser la que necesites, ni más ni menos. Procura que no sea tan corto como para no tener la oportunidad de explicarte lo suficiente y que no sea tan largo que te repitas demasiado o te embarranques en explicaciones que carecen de interés.

Cuídate de utilizar lenguaje y explicaciones comprensibles para tu público. Evita utilizar palabras técnicas con el que no está acostumbrado y si las utilizas asegúrate de definirlas. Redacta de forma llana, es muy molesto tener que leer varias veces un párrafo porqué no lo entiendes a la primera.

No haría falta mencionar la correcta ortografía y puntuación pero precisamente la extrema importancia de este elemento, hace que no deje de mencionarlo. Da muy mala imagen e incluso resta autoridad al autor artículos con errores ortográficos. 

Antes de apretar a «publicar»

Facilita a tus lectores la compartición del post. Agrega botones sociales en los artículos que escribas e incluso utiliza pluggins que te permitan dejar escrito el post y que tu lector solo tenga que apretar el botones de compartir. Alguna frase destacada o reveladora.

Relee antes de publicar e incluso déjalo leer a alguien de confianza. No sería de extrañar que se te pasen errores después de estar un buen rato trabajando en un mismo texto.

Construye la URL con el título del post, puede ser una versión abreviada del mismo pero como más fiel al original, mejor para el posicionamiento en Google.

Escoge bien la imagen destacada y utilízala siempre que compartas o difundas el contenido en las redes sociales o en otras plataformas. Gracias a esta, el lector sabrá que ha llegado donde deseaba. Si el link lo lleva a un post con una imagen distinta se sentirá desubicado y con dudas que sea lo que quería leer.

Así que coge papel y lápiz y antes de empezar a escribir piensa en los temas que vas a tratar y en qué orden. Un contenido relevante, expuesto de forma estructurada, clara y que facilite una lectura ágil está destinado al éxito.

¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *